Google+
Pages Navigation Menu

Guías personalizadas para que descubras un país diferente

RESERVA TU ALOJAMIENTO
Book Hostels Online Now

Viaje a Irlanda de Cristina. Finales de Marzo

Y aquí os dejamos la deliciosa experiencia de nuestra amiga Cristina que ha estado disfrutando en Irlanda una semana, como ella dice, con la excusa de un curso de ingles. A continuación, tal y como nos lo envia…

“…

Como ya os comenté, el objetivo del viaje era realizar un curso de inglés de una semana en Cork. Esto era sólo una excusa para estar una semanita de vacaciones conociendo un poco la zona.

Además, como mi vuelo no era a Cork sino a Dublín, aproveché para pasar un día en la capital y visitarla un poco.

He de admitir que mi visión de Irlanda está un poco distorsionada porque he disfrutado del país con un `sol a la española’ prácticamente a diario. Esto me ha permitido visitar cada ciudad o pueblo donde he estado de una forma mucho más placentera. Por ejemplo, Dublín, que tiene pinta de ser una ciudad bastante viva y con bastante ambiente, con el fin de semana soleado lo era mucho más y estuve recorriendo el Trinity College, el Castillo, la Chester Beatty Library, etc,… con sus preciosos parques y plazas con un aspecto y un aroma primaveral que lo hacía más bonito todovía. Todo ello y qué decir de los parques, especialmente Saint Stephen’s Green, estaban preciosos y llenos de gente disfrutando del sol. Igualmente la zona del río, toda llena de gente paseando, tomando el sol y músicos callejeros me pareció muy agradable. Incluso mucha gente aprovechó para acercase a la costa y pasear por la orilla de la playa, que a mi, como soy de interior, aprovecho para hacer en cada ciudad costera. Aproveché para disfrutar también un poco la noche dublinesa, muy recomendable, porque los sitios son muy recomendables con una decoración y atención muy cuidada y sobre todo, con buena música en directo. Creo que lo de contar con música en vivo en cada local y en cada esquina de cada calle es una característica muy destacable de Irlanda que la hace muy especial. También pienso que esto influye  mucho en el carácter de la gente, muy amable, abierta y de buen humor.

Esta impresión sobre la gente, me la llevé más aún en Cork, tal vez porque es una ciudad más pequeña y muy joven, acostumbrada a recibir a gente de paso de muchos países. Es una ciudad muy volcada hacia los estudiantes, muy pensada para ellos. Se ve que la gente está acostumbrada a convivir con los estudiantes y que disfruta de contar con esta población tan joven.

Por cierto, el campus de la universidad es muy bonito y muy recomendable para visitar aunque no seas estudiante. Dentro del recinto se encuentra también la Lewis Glucksman Gallery, que es una galería de arte con un pequeño edificio arquitectónicamente muy interesante, un bonito jardín y agradable cafetería al lado de una de las ramificaciones del río. Igualmente, esto se puede apreciar más en un día soleado donde se llena la terraza de la cafetería de gente disfrutando del buen tiempo. Lo mismo ocurre con el gran parque del otro lado del río, el Fitzgeral Park que es bastante grande, bastante bonito y muy vivo, con estudiantes descansando, jugando, haciendo picnic o barbacoas, familias con sus niños correteando, abuelos paseando. Me encantó el parque y el ambiente que tiene. También hay otro parque, el Cork Lough que merece la pena visitar, con un carácter muy diferente más de barrio pero con un gran lago con patos, cisnes,.. La ciudad tiene muchas iglesias, que a pesar de no tener gran valor artístico la mayoría de ellas, son interesante de visitar por el contraste que tienen con las que estamos acostumbradas a ver aquí y que atestiguan los problemas religiosos que ha vivido Irlanda a lo largo de su historia, y la influencia de los protestantes ingleses. Además, algunas de ellas cuentan con preciosas vistas de la ciudad y otras, se han convertido en centros culturales que también conviene visitar. El centro de la ciudad es muy animado, lleno de tiendas, sitios de comida rápida y sobre todo pubs, muchos pubs. Me llamó mucho la atención la cantidad de ellos y lo animados que están cualquier día de la semana. Me sorprendió que no estuvieran solo llenos de estudiantes sino que convivieran en ellos gente de todas las edades, todos disfrutando de la música en directo y haciendo gala todo el mundo de su amabilidad. 

Estuve aprovechando las tardes para hacer visita a los alrededores. Me quedó pendiente la visita al castillo de Blarney que dicen que es muy bonito, pero preferí aprovechar el buen tiempo para visitar algunos pueblecillos de la costa y los castillos a los que se podía llegar andando en las inmediaciones de Cork.He visitado el pueblo de Cobh, donde es muy interesante pasear por la animada calle frente al mar salpicada de plazas y referencias al Titanic que realizó su última parada en este puerto. También, subir por sus empinadas calles con casas dispuestas de manera escalonada y fachadas de colores, como si de un juego de Lego se tratara hacia su impresionante catedral desde donde se puede ver toda la ciudad y una bonita vista del mar. La iglesia tiene interés por su dimensión, que es muy llamativa por el contraste con la pequeña escala de las casitas de Cobh.

He estado también en Kinsale, muy recomendable, especialmente un día de sol como el que pude disfrutar yo. Tenía un ambiente jovial y vacacional, como una especie de Ibiza a la irlandesa con unas calles llenas de color y tiendecillas y cafés muy agradables (aunque los precios, por ello, también son un poco más altos). Sobre todo, imprescindible el paseo hacia el fuerte (hay dos pero solo estuve en uno de ellos) con un entorno precioso y unas vistas increíbles, especialmente en la puesta de sol que provoca unos reflejos muy impresionantes. En el camino hay un pequeño bar, con una terraza en la orilla que se llena de gente en este momento de la puesta de sol en la que conviene pararse y tomar algo mientras se disfruta del ocaso.

Y eso es un poco lo que ha dado de así mi semana por Irlanda. Tampoco quiero aburriros más, imagino que no os habré descubierto nada que no sepáis. En cualquier caso, si queréis saber algo más, no dudéis en preguntarme cualquier cosa. 

Un saludo y muchas gracias de nuevo.

Cristina J. P.

A  R  Q  U  I  T  E  C  T  O”

One Comment

  1. Muchas gracias Cristina, Nos alegra que hayas disfrutado de tu estancia en Irlanda.
    Un saludo

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Especial Para tí
Especial para tí