Google+
Pages Navigation Menu

Guías personalizadas para que descubras un país diferente

RESERVA TU ALOJAMIENTO
Book Hostels Online Now

Una Irlanda en cada estación

Irlanda en sus cuatro estaciones

Irlanda en sus cuatro estaciones – Imagen vía wikipedia.org

Irlanda es uno de los destinos más populares de Europa. Los viajes al país de los tréboles de cuatro hojas se disfrutan sin importar la época del año que sea. Los jóvenes que se mudan a Irlanda para aprender inglés, regresan del país celta encantados. No solo por la amabilidad de los irlandeses, sino por la belleza del país y la cantidad de actividades culturales que hay a lo largo del año.  Si vas a vivir una temporada en Irlanda, no te pierdas los siguientes acontecimientos.

Otoño. Época de festivales.

La temporada de septiembre a octubre es una de las mejores para vivir en Irlanda. Aún hace calor y llueve menos que en otras estaciones. Todavía hay turistas por lo que el ambiente por la ciudad es espectacular. El buen clima alienta a la organización de festivales, concentrando estos meses la celebración de casi todos los que tienen lugar en el país. Moda, cultura y música son algunas de las temáticas de los principales festivales de Irlanda.

El Dublín Fashion Festival, por ejemplo, se organiza del 5 al 8 de septiembre. El día 20 del mismo mes tiene lugar la noche de la cultura; mientras que del 5 al 22 toca el Dublín Fringe Festival, un festival multidisciplinar de teatro, danza, comedia y música.

Además, en octubre, del día 4 al 6, hay jornada de puertas abiertas en algunos edificios públicos que no se pueden visitar normalmente. Merece la pena asistir. Y también hasta el 6 de octubre, los irlandeses rinden tributo a los alemanes que viven en el país y celebran la Oktoberfest.

Por su parte, noviembre es un mes un poco parado en cuanto a actividades. No obstante, es ideal para refugiarse en los bares más famosos del país como el Temple Bar o The Porterhouse y calentarse del frío con una buena pinta.

Invierno. Vámonos al mercadillo.

La llegada de la Navidad es una época mágica en Irlanda. Se decoran todas las calles y se enciende un alumbrado especial. Es más, as tabernas suelen tener música en directo.

Si piensas que en Navidad ésta va a ser la única atracción en Irlanda, estás equivocado. Diciembre es el mes de los mercadillos. Marca en la agenda el 1 de diciembre y no olvides pasarte por el muelle de St. George. Allí se colocan más de 80 puestos de artesanía donde poder comprar los regalos más entrañables para las fiestas.

La Nochevieja también se celebra por todo lo alto en Irlanda. El 31 de diciembre puedes disfrutar de un concierto de música irlandesa y de otros países en el College Green. A medianoche hay un espectáculo de fuegos artificiales y un desfile de zancudos y artistas bailando.

Primavera. A celebrar San Patricio.

En primavera empieza a llegar el buen tiempo a Irlanda. No hay tanta actividad como en los meses anteriores, pero es un clima ideal para hacer un picnic en el campo o salir a dar un paseo en bicicleta.

Uno de los días más especiales para todo irlandés se celebra en primavera, concretamente el 17 de marzo, día de San Patricio, el patrón de Irlanda. Es el día de la fiesta nacional, se organizan desfiles, en las tabernas entonan canciones típicas irlandesas y en algunos pubs sirven cerveza teñida de verde, el color característico de Irlanda.

Verano.

Verano es la época del año en que más concurrido está el país. Los turistas comienzan a llegar y es habitual que Irlanda se vuelva mucho más cosmopolita de lo que ya es. El tiempo acompaña, por lo que se puede aprovechar para visitar todos aquellos lugares que no se ha tenido tiempo de ver durante el resto del año. Por ejemplo, Glasnevin, el cementerio de los irlandeses ilustres.

Se puede aprovechar el estío para viajar a otras ciudades de la geografía irlandesa como Galway, la ciudad de la que es originario el conocido anillo de compromiso irlandés Claddagh. Similar encanto tiene el Castillo de Blarney, de la época medieval o el museo de historia irlandesa, el Kilmainham Gaol.

Si, por otro lado, prefieres estar al aire libre y disfrutar de la naturaleza, no olvides pasarte por Cliff of Moher, los acantilados más famosos del país; por la Calzada del Gigante, declarado patrimonio de la humanidad o bien por las islas de Aran, un espacio que te transportará a los orígenes de la Irlanda más profunda.

Vive Irlanda en sus cuatro estaciones, intégrate en su vida diaria. Si decides aprender inglés en Dublín, Cork o cualquiera otra ciudad de este país, lo que en principio te marcaste como objetivo, seguro que se convierte en una experiencia inolvidable. 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Especial Para tí
Especial para tí